Estimula el deseo prohibido

Estimula el deseo prohibido

spa para hombres

Sabemos que necesitamos de cierta motivación para poder explorar el cuerpo de la mejor manera por ello es importante poder asistir a un spa para hombres, para que sepas que zonas son las que traen un mejor placer.

Y es que hay órganos que son sensibles y por ello la estimulación directa nunca es una buena idea. El clítoris, al igual que el pene se llena de sangre y se pone en erección cuando la mujer se excita, momento a partir del cual sí podemos empezar a estimularlo teniendo en cuenta que no debemos hacerlo de forma directa hasta que la chica esté ya excitada o a punto de llegar al orgasmo.

Además para la estimulación directa es muy importante usar algún lubricante procura que sea de base acuosa si vas a usar preservativos más tarde- para tocarlo directamente.

Otra opción es humedecerte los dedos con saliva o usar el propio flujo vaginal de tu pareja como lubricante (de hecho el flujo vaginal es precisamente el lubricante que usa el cuerpo de la mujer para favorecer la función del clítoris).

Ya que el clítoris se extiende internamente por todo alrededor de la vagina y la parte interior de la vulva, una buena idea es empezar masajeando toda la zona alrededor de esta. Empieza acariciando suavemente la zona abdominal inferior, donde se encuentran sus ovarios; puedes también acariciar las ingles y la zona alrededor de la vulva, ejerciendo ligera presión mientras recorres la parte externa de los labios mayores. El clítoris es el único órgano humano que está totalmente consagrado al placer sexual. Se encuentra en la intersección y en la cumbre de los labios menores, protegidos por los labios mayores, como el pene, se trata de un cuerpo eréctil con terminaciones nerviosas, pero tres veces más numerosas. ¡Casi 8.000 nervios terminan en él!

El clítoris también cuenta con un capuchón y un glande, pero a diferencia del pene, se trata de un órgano interno. El glande, recubierto por el capuchón, es la parte visible del clítoris entre los labios menores, y mide tan sólo entre 0,5 y 1 cm. De lo que menos se sabe es del tronco, la parte invisible, que puede medir hasta 10 cm de largo y de 3 a 6 cm de ancho

Solo después de que la chica se haya excitado puedes tocar directamente el glande del clítoris, pero recuerda que debes hacerlo siempre con los dedos húmedos.Símbolo de la autonomía sexual de la mujer, el clítoris es un objeto de misterio para los hombres, pero también un objeto de temor. El 95% de las mujeres alcanzan el orgasmo en unos minutos estimulando ellas mismas su clítoris. En cambio, estimulado por un hombre, los efectos no siempre pueden ser los mismos. Y con razón: muchos hombres tienen una visión demasiado simplista y utilitaria del órgano y son torpes con sus caricias.

Dado que el clítoris es un órgano muy sensible, la estimulación debe hacerse con mucha delicadeza. Con los dedos, los labios o la lengua, todo está permitido, pero la caricia debe de ser siempre suave. Pocos hombres saben que el tronco del clítoris también puede estimularse, por ejemplo, apretando sobre el pubis, o acariciando ambos lados de la vagina.

Estimulando el clítoris

A la hora de estimular directamente el clítoris existen muchas variantes de movimientos que se pueden utilizar y que proporcionarán más o menos placer según los gustos de la chica en sí.

Puedes recorrer el glande del clítoris en círculos deslizando la yema del dedo por encima del capuchón. Otra opción es situar el dedo encima del clítoris e ir variando la presión como si estuvieras pulsando una tecla.

Otra muy buena técnica es situar el clítoris entre dos dedos, como si quisieras atraparlo entre ellos, y moverlos de lado a lado. Todas estas técnicas de estimulación directa recuerda que solo se pueden utilizar cuando la chica esté ya excitada y de camino al orgasmo.

¿Cómo hacerlo?

  • Sensibiliza la zona pasando los dedos sobre la vulva y los labios vaginales.
  • Acércate poco a poco al capuchón del clítoris.
  • Comienza con movimientos vibratorios.
  • Frota los laterales del clítoris intercalando cada lado.
  • Dibuja círculos alrededor, primero hacia la izquierda y luego hacia la derecha.
  • Aprieta y hala el protector o capuchón del clítoris en forma suave y solo cuando notes a tu pareja muy excitada y lubricada.

Para estimularlo puedes hacerlo con:

1.- Con los dedos: Intenta no retirar el capuchón o protector del clítoris y lleva las uñas cortas. Utiliza siempre los dedos índice y corazón.

Presiona con la punta de los dedos la zona en donde se encuentra el clítoris. Si al tocar, ella no intenta mover la mano ni salta, puedes presionar suavemente con tu pulgar, pero sin quitar el capuchón.

Una zona erógena es una parte del cuerpo susceptible de provocar excitación sexual. Existen tres tipos de zonas erógenas que van desde lo más básico y convencional, hasta lo más insospechado. Son tres:

  • Zonas erógenas primarias. Se trata de los órganos que deben ser excitados para alcanzar un orgasmo, en la mujer, las zonas erógenas principalmente son el clítoris y la vagina, el primero se excita mediante caricias y movimientos circulares, en cuanto a la vagina, sólo es sensible si se encuentra el famoso punto G y por la contracción de los músculos gracias la penetración del sexo masculino, una buena forma de comenzar a estimular el clítoris es utilizar un vibrador que estimule el clítoris, los hay de muchos tipos diferentes, pero nos encanta una nueva fórmula que a través de ondas estimula el clítoris sin contacto, también puedes probar con un gel estimulante para las zonas erógenas, especialmente el clítoris, en el caso de los hombres, las zonas erógenas primarias masculinas se sitúan al nivel del glande y el pene. Del mismo modo, la excitación se produce por frotamientos con la masturbación o la penetración.
  • Zonas erógenas secundarias. Se caracterizan por ciertas partes de la piel y las mucosas que, excitadas por caricias, también activan la excitación de las zonas primarias y, por lo tanto, multiplican el placer sexual. Sin embargo, no son indispensables para alcanzar el orgasmo, en la mujer, son el pubis, las nalgas, los labios mayores y menores, la entrada de la vagina, el perineo, el ano y, por supuesto, los pezones. Por su parte, las zonas erógenas secundarias del hombre son el pene, el escroto hasta el ano y el interior de las nalgas. A algunos hombres también les encantan los mordisqueos y las caricias en los pezones, existen aparatos sexuales vibradores y succionadores que pueden estimular de maravilla las zonas erógenas secundarias como los pezones o todos los alrededores de la vagina.
  • Zonas erógenas potenciales. El objetivo es activar un conjunto de sensaciones que pueden estimular las zonas primarias y provocar la humedad vaginal y la excitación. Estas zonas erógenas tienen una dimensión erótica y varían de una persona a otra, tanto a nivel de localización como de intensidad. Si quieres pistas, puedes probar con el cuello, las orejas, alrededor de los pezones o incluso los pie, cada uno debe descubrir estas zonas de deseo, presentes en todo el cuerpo.

Prueba y experimenta en estas siete zonas recomendadas y descubre qué es lo que vuelve loca a tu pareja, puedes ayudarte de los aceites y accesorios de M Force y de cualquier otra marca, para poder hacer que la sensación sea prolongada y mayor, así que toma nota y aplicalo en tu próximo encuentro.

De esta manera sabrás como dar una oleada de placer a tu pareja.

About The Author

Uruz

MASAJES CON FINAL FELIZ

CONTÁCTANOS




Teléfono:

71 55 56 41

5574507060

Estamos ubicados cerca de roma sur

WhatsApp chat Mándanos WhatsApp